SEMINARIOS

SEMINARIOS

 

 

“No recibimos la sabiduría, debemos descubrirla, después de un trayecto que nadie puede hacer por nosotros”.  Marcel Proust En búsqueda del tiempo perdido. 1913

“El viejo puente” Hubert Robert  (1733 – 1808)   

 

 

Los seminarios de Quatre serán ese lugar propicio donde se realizará la transmisión del psicoanálisis, no a través de clases magistrales, sino de encuentros donde el intercambio y la participación activa de todos aquellos que estén interesados en su teoría y en su praxis puedan alcanzar la apropiación de los conocimientos.

Estarán a cargo de psicoanalistas cuya trayectoria les permitirá llevar a cabo esta tarea con el cuidado y el respeto que ella merece; para que no se pierda en el camino ni la magnitud ni la excelencia de aquellos que construyeron el cuerpo de esta obra: los doctores Sigmund Freud y Jacques Lacan.

Los fundamentos de esta transmisión serán sus textos, no para imitarlos, tarea por demás imposible, sino simplemente para que al leerlos o escucharlos, no se pierda la trama rigurosa donde ellos con su maestría, entretejieron los conceptos de una teoría que aún necesita ser interpretada y transmitida a la luz de los tiempos contemporáneos.

Lacan nos dice el 8 de diciembre de 1954 en su seminario de París:

“Todo ese movimiento del pensamiento de Freud, que no está terminado, que no está formulado en una especie de edición definitiva, dogmática propiamente hablando, es aquello que ustedes deberán aprender a aprehender por ustedes mismos”. (2)

Hoy podríamos agregar en Ituzaingó en el año 2017, que todos nosotros aun debemos seguir aprehendiendo.

¿Cómo leer los textos psicoanalíticos?

En primer lugar, reconociendo que, como todo texto científico, su lectura no es fácil ni directa, por lo tanto, trataremos que el aporte de todos nosotros tenga como fin atravesar los obstáculos y acortar las distancias que nos imponen otros tiempos, otras culturas, otras lenguas.

Nuestro desafío será siempre intentar abrir un espacio para la reflexión, ese tiempo compartido donde se pueda pensar junto a otros, para hacer luego ese pasaje necesario de aprehender, donde cada uno pueda tomar con las manos este “saber”, para manipularlo, sin que pierda las propiedades de su materia ni la eficacia de sus contenidos.

¿Cómo realizar este trabajo?

Dejemos simplemente que Freud nos guie:

“Al anunciar una serie de conferencias con el título de Lecciones introductorias al psicoanálisis, Freud nos dice, no he abrigado ni por un momento el propósito de presentarles una exposición ad usum delphini, esto es, una exposición de conjunto que disimule las dificultades, llene las lagunas existentes y corra un velo sobre las dudas, para hacerles creer fehacientemente que han aprendido algo nuevo.

 

Nada de eso, he querido presentarles nuestra ciencia tal como es, con sus desigualdades y asperezas, sus aspiraciones y sus dudas.

 

Sé muy bien que lo mismo sucede en toda otra ciencia, y sobre todo, que no puede suceder de otra manera en los principios de cualquier disciplina, y sé asimismo que la enseñanza trata casi siempre de disimular al principio a los estudiantes las dificultades y las imperfecciones de la materia enseñada.

 

Mas esta conducta no puede seguirse en el psicoanálisis”. (3)

Nuestra escuela quiere continuar el surco de esta enseñanza, no dejar de lado las dudas ni las dificultades, sino atravesarlas, para reencontrar los conceptos asociarlos y perseverar en el camino abierto por nuestros maestros en la continuación de una investigación que aún es necesario realizar.

Este trabajo no solo habrá de permitir una interpretación más rigurosa de la teoría, sino que además puede hacerla crecer y agregar a la Clínica psicoanalítica una sensibilidad más profunda para escuchar la demanda de aquellos que consultan a diario para aliviar su sufrimiento y disponer de mejores “herramientas” para realizar “la dirección de la cura”.

Es el deseo de Quatre, Escuela de psicoanálisis que todos juntos logremos hacer un aporte no solo a esta ciencia si a nuestra sociedad, para devolverle en parte lo mucho que ella nos dio.

Desde este espacio queremos agradecer a todos aquellos que nos permitieron crear este lugar y esperamos que nos sigan acompañando.

 

1 Hubert Robert. (1733 – 1808)

Pintor y grabador francés especializado en cuadros de paisaje y de ruinas clásicas. Marcel Proust habla de las imágenes de sus cuadros en su libro: En búsqueda del tiempo perdido.

  1. Jacques Lacan. (1901-1981)

 Seminario 2 – El Yo en la Teoría de Freud y en la Técnica Psicoanalítica. Lección: 8 de diciembre 1954

  1. Sigmund Freud. (1856-1839)

 Nuevas lecciones introductorias al psicoanálisis.

 Lección VI Condiciones y técnicas de la interpretación. 1932