24 DE MARZO

24 DE MARZO – DÍA NACIONAL DE LA MEMORIA POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA

 

 

“En el momento en que me tiré por la ventana dejé esa casa como un lugar de suplicio y pasó a ser un lugar de pertenencia, uno de los núcleos constitutivos de mi personalidad y mi historia.”

Claudio Tamburrini (1)

 

 

 



En tiempos de la pos verdad donde el ser humano se encuentra siempre expuesto a transformarse en desecho de la cultura, posiblemente sea bueno tener en cuenta la memoria y la vida.

El 24 de marzo de 1978 Claudio TamburriniDaniel RussomanoGuillermo Fernández y Carlos Garcíalogran fugarse de un centro clandestino de detención Atila (Mansión Seré a 600 metros de nuestra sede).

Hoy y desde el año 2000, en aquel predio que fue espacio terror y muerte, se encuentra la Casa de la Memoria y la Vida.

Pensamos que es importante estar advertido de la existencia del goce, ese más allá del principio de placer que puede dar sustancia a la crueldad.  Siguiendo a Sigmund Freud y Jaques Lacan hemos aprendido que esta maldad que habita en el prójimo, también habita en nosotros mismo. Por esto se hace necesario estar atentos al discurso predominante de la época, que seguramente permite la dimensión de la excepción, que involucra espacios y acciones, constituyendo dispositivos por fuera de la ley y a la vez habilitados, que se hacen invisibles aún cuando están a la vista.

Sabemos que podemos ser aprehendidos por este discurso donde anidan palabras claves que repetidas metonímicamente, forman parte de nuestro acervo inconsciente; transmitido por las generaciones que nos preexistieron, en forma invisible; que solo se “da a ver” en lo virtual de la imagen de nuestros semejante.

Esta “in-visibilidad”, nos toma a cada uno en nuestra subjetividad y desde ahí opera produciendo el lazo con los otros. La sordera frente a este fenómeno lleva el riesgo de expresarse en los términos de la segregación donde se supone al “otro” como causante de todos los males. Pensemos por ejemplo el lugar que el judío, el negro, el zurdo, el indio (hay muchos otros términos), han ocupado y ocupan en el discurso social y cotidiano.

El nefasto Jorge Rafael Videla, al referirse a los desaparecidos expresó esta dimensión de la excepción de esta manera: “es una incógnita, mientras sea desaparecido no puede tener tratamiento especial, porque no tiene entidad. No está muerto ni vivo, está desaparecido” (1979) (3)

 

 

 

Notas:

Son muchas las referencias en las obras de Freud Lacan para pensar el discurso social. En específico de este escrito se pueden encontrar en El Seminario La ética del psicoanálisis (J. Lacan), clases 6, 14 y 15.

1- www.lanacion.com.ar/1304718-el-filosofo

http://www.moron.gov.ar/nuestra-gestion/derechos-humanos/casa-de-la-memoria-y-la-vida/

2- http://www.desaparecidos.org/nuncamas/web/ccd/m/msonsere.htm

3- www.lavoz.com.ar/node/67347